Un minuto para la lírica. IV. Juan Antonio González Iglesias.

Nuestro compañero Francisco Javier Jiménez Bautista (Fran) lee Esto es mi cuerpo, un poema de JuanAntonio González Iglesias, que próximamente visitará nuestro centro como actividad del Aula Valverde. Gracias, Fran.

Esto es mi cuerpo…

(JUAN ANTONIO GONZÁLEZ IGLESIAS)

Esto es mi cuerpo. Aquí
coinciden el lenguaje y el amor.
La suma de las líneas
que he escrito ha dibujado
no mi rostro, sino algo más humilde:
mi cuerpo. Esto que tocas es mi cuerpo.
Otro lo dijo
mejor. Esto que tocas
no es un libro, es un hombre.
Yo añado que esto que te toca ahora
es un hombre.
Soy yo, porque no hay
ni una sola sílaba que esté libre de amor,
no hay ni una sola sílaba
que no sea un centímetro
cuadrado de mi piel.
En el poema soy acariciable
no menos que en la noche, cuando tiendo
mi sueño paralelo al sueño que amo.
No mosaico, ni número, ni suma.
No sólo eso.
Esto es una entrega. Soy pequeño
y grande entre tus manos.
Ésta es mi salvación. Éste soy yo.

Este rumor del mundo es el amor.

Relatos en verde – Entrega de premios

El jueves, 19 de diciembre se entregaron los premios del concurso Relatos en verde. Los relatos premiados, escritos por alumnos de 1º y 2º de ESO, fueron los siguientes:

  • La gran travesía, de Enrique Carrasco Alvarado (1º de ESO D)
  • Él piensa y yo lo cuento, de Ana Barroso Bernardo (1º de ESO A)
  • Navidades recicladas, de Rocío Sánchez Bueno (1º de ESO D)
  • El pequeño Jimmy, de Daniel Cobos Acosta (2º de ESO A).

Podéis leer los relatos premiados en este enlace.

La coma, esa incomprendida.

Dedicado a nuestros alumnos, en general.

Inma H.

Un texto sin signos de puntuación no respira, se ahoga con palabras amontonadas, tiradas unas sobre otras. Y no, no estamos hablando de un poema vanguardista o de un discurso que deliberadamente prescinda de la puntuación para causar determinado efecto.

Hay algo aun peor que un texto sin puntuación: un texto con los signos de puntuación mal utilizados. Eso es sencillamente insoportable.

Algunos de mis alumnos son alérgicos a la puntuación. Y cuando les advierto de que no pienso leer un texto sin puntos, comas, dos puntos, suspensivos, etc., piensan que pueden agitar unas cuantas comas en un molinillo de pimienta y verterlas libremente por el texto. La coma se echa el presunto texto a la espalda y aparece ahí donde debería haber punto, dos puntos, o nada. Doblemente insufrible.

A esas comas manoseadas e infravaloradas de las que mis alumnos abusan sin piedad, les dedicó Julio Cortázar esta reflexión:

La coma, esa puerta giratoria del pensamiento.

Lea y analice la siguiente frase:

Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría a cuatro patas en su búsqueda.

Si usted es mujer, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra “mujer”.

Si usted es varón, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra “tiene”.

Un minuto para la lírica III- Eduardo Galeano

Nuestro compañero del Dpto. de Geografía e Historia, Juan Carlos Doncel, ha puesto voz al poema Los nadies, de Eduardo Galeano.

LOS NADIES – Eduardo Galeano

Sueñan las pulgas con comprarse un perro
y sueñan los nadies con salir de pobres,
que algún mágico día
llueva de pronto la buena suerte,
que llueva a cántaros la buena suerte;
pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy,
ni mañana, ni nunca,
ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, 
por mucho que los nadies la llamen
y aunque les pique la mano izquierda,
o se levanten con el pie derecho,
o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie,
los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, 
corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, 
rejodidos:

Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones,
sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos,
sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número. 

Que no figuran en la historia universal,
sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies,
que cuestan menos
que la bala que los mata.

La casa de Bernarda Alba, por Haz Teatring

El pasado 5 de diciembre nuestros alumnos de 2º de Bachillerato asistieron a la representación de La casa de Bernarda Alba, un montaje del grupo Haz Teatring que tuvo lugar en el Gran Teatro.

Cuatro actrices encarnaron a los personajes del drama de Lorca, multiplicándose en escena, como tuvieron ocasión de explicar en la charla posterior a la representación.

Aquí os dejamos fotografías del evento, tomadas por nuestra compañera Marisa González.

Ricardo Menéndez Salmón en el Aula Valverde

El pasado viernes, 15 de noviembre, se iniciaron las lecturas del Aula José María Valverde en el IES Al-Qázeres, con la presencia de Ricardo Menéndez Salmón. Acudió un grupo de alumnos de 1º de Bachillerato, acompañados por nuestra compañera Carmen Rejas, que nos envió estas imágenes.

Menéndez Salmón es autor de novelas, libros de relatos, ensayo, poesía y teatro. Entre sus nueve novelas destacan Los caballos azules, La ofensa, Derrumbe y Medusa, publicadas en Seix Barral. De una de sus últimas novelas, Los niños en el tiempo, reproducimos este pasaje:

Nombrar el mundo. Hacerlo con ternura. Ayudar a que u niño descubra los objetos, sus aristas, la plétora de lo vivo.

¿Cómo se amaban las familias hace dos mil años? ¿Hay documentos que nos hablen de ese amor, el que se comparte durante la comida, en el descubrimiento del entorno, con los primeros ritos, en la comuión con los animales? ¿Cómo ama un carpintero a sus hijos? ¿Y una madre primeriza, joven, bella sin duda por lo que tres viajeros llegados de Libia insinuaron con su deseo? ¿Por qué nadie menciona los juguetes de Jesús?

Hay que hacerlo. Tenemos que regalarle una infancia a este niño. Cómo, si no, alguien podrá creer un día en él. De qué hablan esos amanuenses, qué palabras vacías pronuncian, si ninguno mencionó jamás como le dolían los dientes, de qué color eran sus deposiciones, quién le hizo su primer rasguño.

Infancia y vida oculta. ¿Por qué, embaucadores?

INDEFINIDOS Y ADVERBIOS DE CANTIDAD

Inma H.

Esta entrada va dedicada a todos aquellos alumnos que en el SN todas las mañanas analizan todas como circunstancial de cantidad. No pueden ser más visionarios: están viendo un un adverbio de cantidad en femenino y plural.

Otros ven lo mismo en el SN poco tiempo. En este caso no ven adverbios que flexionan, pero la cosa tiene su peligro.

Descargad esto y dejad de torturar al profesor de Lengua:

INDEFINIDOS Y ADVERBIOS DE CANTIDAD

Un minuto para la lírica. II. Lorca y Leonard Cohen

PEQUEÑO VALS VIENÉS

(Lorca, Poeta en Nueva York. 1929-1930)

En Viena hay diez muchachas,
un hombro donde solloza la muerte
y un bosque de palomas disecadas.
Hay un fragmento de la mañana
en el museo de la escarcha.
Hay un salón con mil ventanas.
        ¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals con la boca cerrada.

Este vals, este vals, este vals,
de sí, de muerte y de coñac
que moja su cola en el mar.

Te quiero, te quiero, te quiero,
con la butaca y el libro muerto,
por el melancólico pasillo,
en el oscuro desván del lirio,
en nuestra cama de la luna
y en la danza que sueña la tortuga.
        ¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals de quebrada cintura.

En Viena hay cuatro espejos
donde juegan tu boca y los ecos.
Hay una muerte para piano
que pinta de azul a los muchachos.
Hay mendigos por los tejados.
Hay frescas guirnaldas de llanto.
        ¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals que se muere en mis brazos.

Porque te quiero, te quiero, amor mío,
en el desván donde juegan los niños,
soñando viejas luces de Hungría
por los rumores de la tarde tibia,
viendo ovejas y lirios de nieve
por el silencio oscuro de tu frente.
        ¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals del “Te quiero siempre”.

En Viena bailaré contigo
con un disfraz que tenga
cabeza de río.
¡Mira qué orilla tengo de jacintos!
Dejaré mi boca entre tus piernas,
mi alma en fotografías y azucenas,
y en las ondas oscuras de tu andar
quiero, amor mío, amor mío, dejar,
violín y sepulcro, las cintas del vals.